Háblanos por Whatsapp
Novedades

La holgura de una prenda en su justa medida


Cuando en patronaje nos referimos a la “holgura” estamos hablando del volumen que añadimos
al patrón para que refleje la imagen del diseño que nos han pedido.

 

Según sea el diseño y el tejido, al patrón se le ha de añadir una u otra medida de holgura. La holgura es uno de esos conocimientos que el patronista ha de saber manejar a la hora de realizar un patrón. Saber cuánto volumen se debe añadir es algo que decide el patronista antes de empezar el desarrollo del modelo. Del acierto de esta decisión su trabajo será más o menos fluido a lo largo del desarrollo del muestrario.

 

 

 

 

Pero antes de seguir, primero definamos qué es la holgura. La holgura es el volumen que se añade al patrón además del ya dado por las medidas anatómicas. Este se añade teniendo en cuenta dos consideraciones: el movimiento y el diseño.

 

Holgura de movimiento

Por un lado, al patrón se le añade volumen para facilitar movimiento a la prenda. Una prenda confeccionada aplicando sólo las medidas anatómicas no podría ser vestida. A excepción de que sea confeccionada en tejido elástico ya que en ese caso la elasticidad propia del tejido permitiría el movimiento. Por lo tanto, hay un tipo de volumen que se considera holgura de movimiento. Es imprescindible añadir esta holgura al patrón para que sea vestible.

 

Este volumen se añade sobre las tres medidas básicas de construcción del patrón: la de pecho, cintura y cadera. Como este volumen es esencial para la vestidibilidad de la prenda se añade con las medidas del patrón base.

 

 

 

 

 

Holgura de diseño

Por otro lado, hay otro tipo de volumen que se da al modelo concreto: la holgura propia del diseño. Este volumen se añade al patrón en función del aspecto que se quiere que tenga la prenda una vez acabada según diseño. En este caso la holgura se añade al patrón base en función del diseño y del tejido empleado para hacer el modelo.

Para un vestido ceñido no se le añadirá holgura:

 

 

 

 

Para un vestido recto justo, se le dará volumen en la cintura para que no la ajuste.

 

 

 

 

En un vestido evase, el volumen se añadirá en pecho, cintura, cadera y bajo de forma progresiva.

 

 

 

Por lo anteriormente expuesto, manejar adecuadamente la justa medida de holgura en un modelo contribuye decisivamente al éxito del resultado final de un modelo. Encontrar el adecuado equilibrio entre necesidades anatómicas, características del tejido y diseño son las claves de un patrón bien proyectado.

 

¿Quieres conocer más tips? En Zureo Moda tenemos un equipo de expertos que estarán felices de compartir su conocimiento. ¿Hablamos?

X